El proyecto

 

Biel es un niño con baja visión. Como consecuencia de esto sus ojos ven mucho menos que los de las personas normales.

Biel tiene dificultades para bajar escaleras, cruzar una calle o correr por un camino donde haya alguna piedra o cualquier irregularidad con la que se pueda tropezar. No existen gafas “normales” que puedan corregir estos problemas, puesto que no es una cuestión de enfocar mejor la imagen en la retina, sino de que su retina no puede recoger más información.

Sin embargo ya existe la tecnología necesaria para crear unas gafas diferentes, unas gafas que no se limiten a enfocar mejor, o incluso a hacer zoom o mejorar el contraste, como otros que si existen, sino unas gafas que realmente vean por sí solas, y que puedan mostrar a Biel, de forma que sus ojos puedan captar, la información relevante en su campo de visión para mejorar su movilidad. Hay que usar las tecnologías más avanzadas que ya se utilizan en varios campos, como la realidad virtual, la robótica, los drones o los coches autónomos. Cada una de ellas soluciona parte del problema, y si las sabemos mezclar correctamente, habremos conseguido la receta mágica para convertir en realidad las Gafas de Biel. Aunque todavía nos queda camino por recorrer, las Gafas de Biel ya han empezado a dar sus primeros pasos, como podéis ver en el siguiente video de nuestro prototipo:

Biel no es la única persona que tiene este tipo de problemas. Hay más de 200 millones de personas en el mundo con baja visión, especialmente entre la gente mayor, y cada vez son más debido al incremento de la longevidad. Así pues, lo que queremos conseguir haciendo realidad las Gafas de Biel es también ponerlas al alcance de toda esta gente, para poder mejorar su movilidad y con ello su autonomía personal.

Gracias por vuestro interés,

Constanza Lucero, médico y madre de Biel.

Jaume Puig Adamuz, ingeniero electrónico y padre de Biel.

Anuncios